Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de $1,000 (envío estándar $99)

¿Cuándo debes renovar tu impresora? Las señales más claras

Estamos seguros de que, en alguna ocasión, te has preguntado si ha llegado el momento de cambiar tu impresora. Nosotros no te podemos dar un plazo sobre cuándo debes cambiar tu impresora, porque no es lo mismo una impresora con un uso doméstico que una impresora ubicada en una oficina con una gran carga de trabajo. 

Existen una serie de indicios claros en prácticamente todas las impresoras del mercado que indican que ha llegado la hora de renovar la impresora. No es necesario que todos estos indicios ocurran a la vez, puesto que cada impresora es diferente, pero con aparecer tan solo uno de ellos es suficiente para renovar la impresora.

A continuación, te dejamos algunas de las situaciones que te avisan de que ha llegado el momento de renovar tu impresora antigua por una nueva. 

Baja calidad de impresión

No todas las impresoras imprimen igual, puesto que algunas realizan impresiones de más calidad que otras y esto es algo que hay que tener en cuenta. Pero en el momento en el que enviamos un documento para que la impresora lo imprima y vemos que los resultados obtenidos distan mucho de ser los habituales podría indicar la necesidad de un cambio de impresora. Además, utilizar una impresora que no cumple con los requisitos mínimos de calidad puede terminar suponiendo muchos costes. 

Disminución de la velocidad de impresión

Si se empieza a notar que a la impresora le cuesta sacar las impresiones de forma fluida puede ser porque el dispositivo ya no soporte la carga de trabajo que se le está exigiendo. En este caso, habría que analizar cuáles van a ser las necesidades futuras de impresión y determinar si se va a necesitar una impresora que soporte grandes cargas de trabajo. También puede darse el caso de que tu volumen de trabajo haya ido en aumento y tu impresora actual te supone un retraso en los tiempos. Si este es tu caso, está claro que necesitas renovar tu impresora y comprar una que tenga una velocidad de impresión superior. 

Aumento de los costes de impresión

Principalmente ocurre en las impresoras antiguas que tienen mayor consumo eléctrico que las nuevas. También ocurre lo mismo con los consumibles, las impresoras nuevas cada vez tienen consumibles más económicos que las impresoras antiguas. Por todo esto, intentar aprovechar una impresora al máximo para evitar tener que invertir en una nueva puede ser una idea equivocada ya que puede salir mucho más cargo a medio corto plazo. 

Falta de prestaciones

Se puede adquirir una impresora simple porque satisface perfectamente las necesidades de ese momento, pero con el tiempo las necesidades pueden ir cambiando y aumentando. ¿Necesitas que tu impresora imprima más rápido?, ¿que te permita imprimir desde el móvil?, ¿que tenga alguna función que la tuya actual no tiene? Son claras señales de que ya es el momento de cambiar tu impresora. 

Fallos y averías constantes

¿Tu impresora ya tiene varios años y da fallo cada periodos de tiempo muy cortos? Es una clara señal de que va siendo hora de cambiarla por una nueva. Las consecuencias de no hacerlo pueden ser muy costosas a todos los niveles: no podrás utilizar la impresora cuando la necesites, con los problemas que eso trae consigo y, además, los costes que tendrás que asumir por cada reparación irán en aumento. 

Impresora demasiado antigua

Tener una impresora demasiado antigua, aunque funcione correctamente, puede suponer bastantes problemas. El hecho de que deje de haber controladores para los nuevos sistemas operativos es un gran problema, pues llegará un momento en el que te será imposible utilizar tu dispositivo porque no será compatible con el actual sistema operativo de tu ordenador, Tablet o móvil. Otra de las señales de que tu impresora ya se encuentra prácticamente obsoleta es no encontrar consumibles o piezas para ella. Los fabricantes están obligados a proporcionar a los usuarios consumibles para su impresora durante un cierto periodo de tiempo. Una vez transcurrido, quizás ya no sea posible encontrar recambios para ella. Si te encuentras en cualquiera de estas situaciones, es hora de renovar tu impresora. 

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!